Dermatitis seborreica: Una guía completa para entender y tratar la afección

dermatitis seborreica

Todos enfrentamos pequeños retos con nuestra piel de vez en cuando. Un día puede ser picor, otro día una rojez. La dermatitis seborreica es uno de esos términos médicos que suena complicado, pero en realidad se refiere a una condición cutánea bastante común que muchos de nosotros hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas.

En las próximas líneas, explicaremos qué es esta afección y qué tratamiento tiene de una manera sencilla, clara, y desprovista de jerga médica intimidante. Así, con conocimiento en mano, podrás abordarla con confianza y entender mejor lo que sucede en tu piel. ¡Empezamos!

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica, a menudo mencionada simplemente como «seborrea», es una forma de eccema que se manifiesta principalmente en áreas donde la piel tiene más glándulas sebáceas, como la parte superior de la espalda, la nariz y el cuero cabelludo. Cuando nos enfocamos en el cuero cabelludo, esta condición es la culpable detrás de lo que muchos llaman «caspa». Pero, ¿es solo caspa? No exactamente.

¡ANTES DE QUE SIGAS! Pinchando en este recuadro podrás descargar gratis el PDF de +10 consejos para cuidar tu cabello (problemas de picores, caspa, como saber que tipo de cabello tienes, como cuidarlo en la playa, etc). PINCHA AQUI

Aunque la caspa es un síntoma común, la dermatitis seborreica en esta zona va un paso más allá. Las personas con esta afección no solo experimentan la descamación característica, sino que también pueden sentir picazón, enrojecimiento, inflamación, y una sensación de ardor en el área afectada. El cuero cabelludo puede sentirse grasiento al tacto y las escamas suelen ser amarillentas y pegajosas en lugar de secas y polvorientas.

Pero, recuerda: aunque puede parecer embarazoso o incómodo, es una afección común y, con el tratamiento adecuado, es totalmente manejable.

¿Quién padece esta afección?

Sabemos que no discrimina, lo que significa que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género o raza. Sin embargo, hay ciertos grupos y situaciones en los que se presenta con mayor frecuencia:

  1. Bebés: Sí, los más pequeños de la casa no están exentos. En ellos, es comúnmente conocido como «costra láctea», una afección que suele aparecer en los primeros meses de vida y generalmente desaparece antes del año de edad.
  2. Adultos jóvenes y de mediana edad: La dermatitis seborreica suele ser más prevalente entre las personas de 30 a 60 años. Y es más frecuente en los hombres. Algunas investigaciones sugieren que entre 3 y 10 de cada 100 personas lo padecerán a lo largo de su vida.
  3. Personas con enfermedades neurológicas: Aquellos con enfermedades como el Parkinson tienen un riesgo más alto de desarrollarla.
  4. Personas con sistemas inmunológicos debilitados: Esto puede incluir a aquellos con VIH o personas que están tomando medicamentos inmunosupresores.
que es la dermatitis seborreica
Bianca Marie Arreola de corelens/Africa images

¿Cuáles son las causas de la dermatitis seborreica?

Entonces, ¿por qué algunas personas la desarrollan y otras no? Aunque la causa exacta aún es objeto de investigación, se cree que una combinación de factores genéticos y ambientales desencadena su aparición. Estos pueden incluir:

  • Producción excesiva de sebo: Las glándulas sebáceas hiperactivas pueden crear un ambiente favorable para la proliferación de hongos.
  • Presencia del hongo Malassezia: Esta levadura vive en la piel de la mayoría de las personas, sin embargo, un crecimiento excesivo de este organismo puede desencadenar una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario, generando descamación e irritación.
  • Factores genéticos: Si alguien en tu familia ha tenido dermatitis seborreica, es posible que tengas un mayor riesgo de padecerla.
  • Estrés y fatiga: Situaciones de estrés o eventos traumáticos, así como la fatiga pueden actuar como factores desencadenantes o agravantes de la afección.
  • Factores medioambientales: Los climas extremadamente fríos o secos pueden exacerbar los síntomas.
  • Diversas condiciones médicas: Como psoriasis, VIH, acné, rosácea y enfermedad de Parkinson, pueden incrementar el riesgo de padecer esta afección.

Es esencial comprender que la dermatitis seborreica NO es el resultado de una mala higiene y NO es contagiosa.

Síntomas y Signos

Aunque cada persona puede experimentar síntomas de manera diferente, los más comunes incluyen:

  1. Enrojecimiento y descamación: Es uno de los signos más distintivos. Las áreas afectadas presentan placas de piel roja cubiertas por escamas blancas o amarillentas que pueden desprenderse fácilmente.
  2. Picazón: El cuero cabelludo puede presentar una sensación de picor constante, que en algunos casos puede llegar a ser intensa.
  3. Caspa: Es común observar partículas blanquecinas o amarillentas desprendiéndose del cuero cabelludo, más notorias que la caspa común.
  4. Piel grasosa: A menudo, las áreas afectadas pueden tener un aspecto oleoso o untuoso.
  5. Irritación y dolor: En casos severos, el cuero cabelludo puede volverse sensible al tacto, presentando dolor o ardor.
  6. Pérdida de cabello: Aunque no es común, algunas personas con dermatitis seborreica severa pueden experimentar caída de cabello, que generalmente es temporal.
  7. Zonas afectadas fuera del cuero cabelludo: Esta afección puede afectar otras áreas con alta concentración de glándulas sebáceas, como las cejas, los lados de la nariz, detrás de las orejas y el pecho.

Si sospechas que podrías tener dermatitis seborreica, es esencial consultar a un dermatólogo u otro profesional de la salud para obtener un diagnóstico correcto y orientación sobre el tratamiento más adecuado. Es importante no auto diagnosticarse, ya que otros trastornos cutáneos pueden tener síntomas similares.

sintomas dermatitis seborreica
Niran_pr de Getty Images/claudiodivizia

Tratamientos para la dermatitis seborreica

El tratamiento se enfoca en controlar y reducir los síntomas, ya que no hay una cura definitiva para la enfermedad. En algunos casos, incluso puede desaparecer sin tratamiento. Aunque te aconsejamos que pruebes algunos de los tratamientos más comunes:

1. Champús medicinales

El lavado con un limpiador medicinales representan la primera línea de defensa contra la dermatitis seborreica, especialmente cuando esta afecta al cuero cabelludo. Estos champús están formulados con ingredientes activos que han demostrado ser efectivos en el tratamiento de los síntomas asociados con la enfermedad.

¡ANTES DE QUE SIGAS! Pinchando en este recuadro podrás descargar gratis el PDF de +10 consejos para cuidar tu cabello (problemas de picores, caspa, como saber que tipo de cabello tienes, como cuidarlo en la playa, etc). PINCHA AQUI

Por ejemplo, el sulfuro de selenio tiene propiedades que ayudan a reducir la inflamación y controlar la proliferación de levaduras como la Malassezia. Por otro lado, el alquitrán de hulla ha sido utilizado durante décadas debido a su capacidad para ralentizar el rápido crecimiento y desprendimiento de las células de la piel, lo que reduce la descamación.

La zinc piritiona, otro ingrediente común en estos champús, posee propiedades antifúngicas y antibacterianas, y el ketoconazol, un agente antifúngico, es eficaz para reducir la cantidad de levadura Malassezia en la piel.

La frecuencia y forma de uso de estos champús varía según el producto y la severidad de la afección. Sigue las instrucciones del envase o las recomendaciones del dermatólogo. Aunque muchos de estos champús están disponibles sin receta médica, en casos más graves o persistentes, es posible que se necesite una fórmula de mayor potencia que solo puede obtenerse con prescripción.

Ten en cuenta que, aunque estos champús pueden ser muy efectivos, también pueden ser más fuertes que los champús habituales, por lo que es vital prestar atención a cualquier reacción o irritación y consultar al médico si aparece algún problema.

2. Cambios en el estilo de vida

Al abordar la dermatitis seborreica, no solo los tratamientos tópicos son esenciales, sino que los cambios en el estilo de vida pueden tener un impacto significativo en el control de esta afección. Lavarse el cabello y el cuero cabelludo con regularidad ayuda a limpiar el exceso de aceite y células de piel muerta, aunque es vital usar un champú suave cuando no se experimentan brotes para prevenir la irritación.

En este sentido, el Champú sin sulfatos de Dalire es una gran opción. Libre de sulfatos, colorantes, parabenos, siliconas, y con un pH 5.5, te ayudará a mantener tu pelo y cuero cabelludo limpio, sin provocar irritaciones ni picores.

champus sin sulfatos Dalire

El estrés, un desencadenante conocido, puede ser manejado mediante técnicas de relajación como meditación o yoga. Además, la alimentación juega un papel fundamental. Una dieta rica en ácidos grasos omega-3, presentes en alimentos como el pescado y las nueces, puede contrarrestar la inflamación. Al mismo tiempo, es esencial evitar comidas que fomenten la inflamación, especialmente aquellas altas en grasas saturadas.

La elección de productos para la piel y el cabello también es crucial. Es aconsejable optar por aquellos que sean suaves, sin alcohol y sin fragancias para minimizar la irritación. Además, el clima frío y seco puede agravar la dermatitis, por lo que proteger la piel con sombreros o bufandas durante el invierno y mantenerla hidratada es beneficioso.

Con respecto a los productos para el cabello, como geles y sprays, es recomendable usarlos con moderación, ya que pueden acumularse y obstruir los folículos. Y si se sospecha que algún medicamento está empeorando los síntomas, es importante consultar con un médico para considerar alternativas.

3. Tratamientos médicos

Si los champús medicinales y los cambios en el estilo de vida no funcionan, puede que sea el momento de considerar las opciones médicas.

  1. Cremas y ungüentos con corticosteroides: Estos tratamientos tópicos disminuyen la inflamación y el picor. Sin embargo, deben usarse con precaución y bajo supervisión médica debido a posibles efectos secundarios, especialmente si se aplican en la cara.
  2. Antifúngicos tópicos: Dado que la levadura Malassezia juega un papel importante en la dermatitis seborreica, los medicamentos antifúngicos, como el ketoconazol, pueden ser efectivos.
  3. Cremas con calcineurina: Las cremas, como tacrolimus y pimecrólimus, pueden ser útiles, especialmente en áreas sensibles como el rostro. Actúan reduciendo la inflamación sin los efectos secundarios de los corticosteroides.
  4. Fototerapia: En casos resistentes a tratamientos convencionales, la exposición a luz ultravioleta B (UVB) puede ser beneficiosa. Sin embargo, este tratamiento debe realizarse bajo supervisión médica.

Asegúrate de hablar con un dermatólogo u otro profesional sanitario con experiencia en dermatología sobre las opciones de tratamiento de la dermatitis seborreica y los efectos secundarios de cada opción. También debes consultar a tu médico si experimentas un brote grave o tienes síntomas peores de lo habitual.

tratamientos dermatitis seborreica
BongkarnThanyakij de Getty Images/pixelshot

4. Tratamientos naturales

La naturaleza también nos ofrece alternativas que pueden complementar los tratamientos médicos para aliviar y manejar los síntomas de la dermatitis seborreica. Aunque no está avalados por la ciencia, muchos han encontrado alivio en estos remedios tradicionales.

Aceite de árbol de té: Con propiedades antifúngicas y antiinflamatorias, el aceite de árbol de té se ha utilizado durante siglos para tratar diversas afecciones de la piel. Se puede diluir con un aceite portador y aplicar suavemente en las áreas afectadas del cuero cabelludo. Sin embargo, es importante tener precaución, ya que algunas personas pueden ser sensibles a este aceite y experimentar irritación.

Aloe Vera: Conocido por sus propiedades calmantes y antiinflamatorias, el gel de aloe vera puede ser una opción excelente para aliviar el enrojecimiento y la picazón. Es ideal aplicar el gel directamente de la planta para obtener los máximos beneficios.

Vinagre de sidra de manzana: Aunque su mecanismo exacto no está claro, algunas personas encuentran alivio enjuagando su cuero cabelludo con una solución diluida de vinagre de sidra de manzana. Puede ayudar a equilibrar el pH de la piel y reducir el crecimiento excesivo de hongos.

Aceite de coco: Rico en ácidos grasos que pueden combatir el hongo Malassezia, el aceite de coco es otra opción natural para considerar. Se puede aplicar directamente al cuero cabelludo, dejándolo actuar durante algunas horas antes de lavar.

Infusiones de hierbas: Las infusiones de caléndula o manzanilla, conocidas por sus propiedades antiinflamatorias, pueden ser útiles. Se pueden usar como enjuague después del lavado del cabello para calmar el cuero cabelludo.

Consulta a tu dermatólogo antes de comenzar a usar cualquier tratamiento natural, especialmente si ya estás utilizando un tratamiento médico, para evitar interacciones o reacciones adversas.

dermatitis seborreica
Noppol Mahawanjam/rattanakun

Prevención y consejos de cuidado

La dermatitis seborreica, aunque puede ser recurrente y molesta, no es invencible. Adoptar medidas preventivas y seguir algunos consejos de cuidado puede ayudar a manejar mejor esta afección y a reducir la aparición de brotes.

Un factor esencial en la prevención es mantener el cuero cabelludo limpio y bien hidratado. Un cuero cabelludo limpio disminuye la acumulación de aceite y la proliferación de hongos, mientras que mantenerlo hidratado puede prevenir la sequedad y la descamación.

Por otro lado, aunque lavar el cabello con regularidad es esencial, evitar el exceso de lavado también es fundamental, ya que podría resecar demasiado el cuero cabelludo.

Además, es vital prestar atención a los productos que utilizamos. Optar por productos suaves, sin sulfatos, alcohol y preferiblemente sin fragancias, puede evitar la irritación adicional del cuero cabelludo. Y si se detecta que un producto en particular agrava la afección, es mejor dejar de usarlo.

En cuanto a la dieta, aunque no existe una relación directa comprobada entre la alimentación y la dermatitis seborreica, llevar una dieta equilibrada y rica en ácidos grasos omega-3, presentes en pescados como el salmón, y en frutos secos, puede ser beneficioso para la salud general de la piel.

Por último, si se presentan síntomas o se detectan signos de un brote inminente, actuar rápidamente y consultar a un dermatólogo puede marcar la diferencia.

La dermatitis seborreica, aunque persistente, es manejable. Comprender sus causas, reconocer los síntomas y adoptar una combinación de tratamientos médicos y cambios en el estilo de vida son clave para controlar esta afección. Cuidar de nuestro cuero cabelludo y piel es esencial, y con el conocimiento y las herramientas adecuadas, podemos enfrentar y minimizar las molestias de esta afección, llevando una vida más cómoda y confiada.

¡ANTES DE QUE SIGAS! Pinchando en este recuadro podrás descargar gratis el PDF de +10 consejos para cuidar tu cabello (problemas de picores, caspa, como saber que tipo de cabello tienes, como cuidarlo en la playa, etc). PINCHA AQUI