10 red flags en cuidado capilar que seguramente estás haciendo

Probablemente muchos den por sentado algunas prácticas, por costumbre o por descuido, en el cuidado de su cabello y así terminen dañándolo o debilitándolo, cuando lo adecuado sería seguir unos sencillos consejos para preservar la salud del cuero cabelludo. Por este motivo, queremos ofreceros ahora una serie de advertencias o alertas que te servirán para que sepas cómo cuidar de tu pelo de un modo más correcto: Estos son los 10 red flags en cuidado capilar que seguramente estás haciendo.

Atenta a estas “red flags” porque son las más comunes que se cometen durante el lavado y cuidado de nuestro cabello.

Usas un champú equivocado

No ahorres en la salud de tu cabello: siempre presta atención al tipo de producto que compras y los ingredientes que contiene. Debes fijarte bien en que tu champú no contenga ni sulfatos, ni siliconas y tampoco parabenos, tres ingredientes químicos que a la larga van resecando y deshidratando tu cuero cabelludo, y provocando que el cabello se vea reseco, encrespado y debilitado. Es mejor elegir un champú a partir de ingredientes naturales con el que puedas lavar tu cabello en profundidad y a la vez lo puedas cuidar o de hecho, le puedas devolver el brillo y la suavidad que puede que haya perdido después de estar años lavando el cabello con el champú equivocado.

Puedes elegir así el Champú sin sulfatos de Dalire que cuenta con una fórmula a partir de ingredientes como la bardana que fortalece el cabello y lo repara de cualquier alteración sufrida gracias a sus taninos, ácidos grasos y vitaminas. A su vez, encontramos también el pomelo, que tiene un alto contenido en vitamina C y ácido fólico que estimula la producción de colágeno y con ello que nuestras fibras capilares se fortalezcan y tengan mayor elasticidad evitando así su rotura, además de servir también para una acción “detox” sobre el cabello y que este se recupere.

Utiliza productos 2 en 1

La practicidad, en este caso, puede ser perjudicial para tu cabello: los productos que combinan champú y acondicionador son solo aparentemente más cómodos, ya que corren el riesgo de requerir lavados más frecuentes y apurados.

El champú, de hecho, debe aplicarse y masajearse sobre la piel y el cabello para limpiarlo, mientras que el acondicionador debe aplicarse solo en los largos y en particular en las puntas. Es esencial además usar siempre productos sin químicos agresivos que acaben por afectar el cabello.

No peinas tu cabello antes de lavarlo

Hay quien piensa que peinarse antes de lavar el cabello no sirve de nada, en cambio esto sirve para desenredar el cabello antes de lavarlo con champú y que no se enrede demasiado durante el lavado, en caso de que lo tengas largo.

Sin embargo, incluso en el caso del cabello corto, peinarlo primero sirve para eliminar el cabello “muerto” que se desprendería durante el lavado, obstruyendo el desagüe de la ducha, y esta práctica facilita el lavado profundo del cabello.

Peinar el cabello cuando aún está húmedo tiene contraindicaciones : corre el riesgo de romperlo, el peine puede dañar la estructura externa del cabello y debilitarlo, por lo que se recomienda peinarlo en seco y utilizar un cepillo delicado.

Hay una excepción a esta regla: las que tienen el pelo rizado pueden peinarlo húmedo para mantener la vivacidad de las ondas, pero en cualquier caso es importante hacerlo siempre con la máxima delicadeza.

Usas agua muy caliente cuando te lavas el pelo

¿Por qué no se debe usar agua demasiado caliente al lavar con champú?

Sencillo: con agua caliente se abren las cutículas del cabello (es decir, la capa exterior del cabello), por lo que durante el posterior secado con el secador se puede dañar el cabello. El consejo es enjuagar con agua fría o al menos tibia en la fase final del lavado. De esta forma, las cutículas quedan más protegidas y el cabello tendrá un aspecto más brillante.

No mojas el cabello lo suficiente antes de lavarlo

Debes darle tiempo a tu cabello para que se remoje bien en agua antes de comenzar a enjabonarlo con el champú.

Esto no quiere decir que tengas que desperdiciar agua como si no hubiera un mañana, sino que es preferible mojarte el pelo y esperar unos diez segundos más antes de proceder. De esta manera el champú y el acondicionador serán más efectivos en el cabello.

No enjuagas tu cabello lo suficiente

El enjuague es un paso muy importante a la hora de lavar el cabello; hay que tener cuidado de eliminar los restos de champú o acondicionador del cabello y también del cuello y detrás de las orejas para evitar que el pelo se siga viendo sucio y también para que no aparezcan posibles irritaciones. Esta operación es más rápida para quienes tienen el pelo corto, mientras que quienes los llevan largos deben prestar más atención a enjuagar el cabello en profundidad.

Frotas el cabello con la toalla

En este caso la solución es: secar el cabello con una toalla, ¡no frotarlo !

El error típico es frotar el cabello con la toalla en la cabeza para que absorba el agua antes de pasar al secador. Si el cabello se frota con demasiada fuerza con tejidos de algodón, de hecho, se corre el riesgo de que la cutícula se vuelva áspera, provocando un efecto frizz en el cabello y provocando una mayor opacidad.

Lo mejor es secarte el cabello con palmaditas y luego envolverlo en un turbante por no más de 5 minutos; es recomendable utilizar una toalla de microfibra para absorber la humedad sin dañar la fibra capilar, que de esta manera queda brillante, y luego dividir las hebras con los dedos para que se sequen mejor. Tardará más en secarse, pero tu cabello estará más sano y fuerte.

Usas una cantidad excesiva de champú en el cabello

Muchos piensan que si el champú no hace mucha espuma y no llena la palma de la mano, entonces no es lo suficientemente efectivo para lavar el cabello.

En realidad esto es algo habitual, ya que no es necesario utilizar grandes cantidades de champú para que actúe en profundidad sobre el cabello . La espuma tiene poco que ver con la eficacia del champú y una gran cantidad del tamaño de una moneda de 2 euros es suficiente para el primer lavado. En el caso de un posible segundo lavado con champú, se debe utilizar una cantidad aún menor.

Dedicas al lavado solo 4-5 minutos

El lavado del cabello no debe hacerse rápidamente , por lo que dedicar menos de 5 minutos a hacerlo, incluida la aplicación y el enjuague del acondicionador, es un error a evitar. La duración puede variar, por supuesto, entre las que tienen el pelo muy corto y las que tienen el pelo grueso, pero siempre es un momento relajante para dedicarse a uno mismo, masajeando el cuero cabelludo suavemente y con movimientos circulares de las yemas de los dedos.

No proteges tu pelo del calor

Por último debes tener en cuenta la importancia de cuidar bien del cabello cuando vayas a usar el secador, o de hecho, cualquier herramienta de peinado, de modo que apunta esto también para cuando uses la plancha: Debes utilizar siempre un productor protector del cabello como el de queratina de Dalire para que de este modo tus fibras capilares estén protegidas, tanto al aire caliente como a la aplicación directa de calor.

Suscribete a nuestra newsletter para recibir nuestros contenidos regularmente.

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Dalire Cosmetics will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.