fbpx

Qué es un champú sin sulfatos

Dalire es una de las mejores marcas en productos de cuidado para el cabello, y también está entre los mejores champús sin sulfatos, pero ¿sabes exactamente qué es un champú sin sulfatos? ¿o cómo identificarlos?.

Qué son los sulfatos

Los sulfatos se han convertido en los últimos años, en debate sobre si realmente pueden llegar a ser nocivos o no para nuestra salud. Se utilizan en muchos productos de cosmética (y también de limpieza), pero de forma especial, destaca su presencia en los champús ya que actúan como un fuerte limpiador.

Esta sustancia, también conocida como sal de ácido sulfúrico , es una especie de sal inorgánica derivada del ácido sulfúrico que contiene el anión sulfato unido a uno o más elementos metálicos, formando compuestos iónicos.

Los sulfatos, se añaden a las composiciones de determinados productos de higiene y belleza para actuar como una especie de potente detergente , favoreciendo la espuma y la limpieza profunda . En el caso del champú, actúa uniéndose a las partículas de suciedad, así como a otros elementos que se encuentran en el cabello y que serán eliminados en el momento del aclarado. 

Debido a que se trata de un surfactante, los sulfatos son capaces de crear una espuma que es en realidad, la responsable de que el cabello nos quede limpio. Gracias a la espuma, podemos conseguir lavar el pelo arrastrando la suciedad y también la grasa acumulada. Tanto es así que la limpieza que realiza es tan profunda que dependiendo del tipo de piel que tengamos puede que suframos alguno de los efectos nocivos que los sulfatos pueden tener para nuestro cabello.

Por ello es una mejor opción recurrir al uso de champús que sean orgánicos y sin sulfatos como Dalire.

Qué quiere decir un champú sin sulfatos

Preguntarnos qué quiere decir un champú sin sulfatos es fácil de contestar, ya que será cualquier champú, como Dalire, que no tenga en su fórmula ningún tipo de sulfatos, que son tensioactivos surfactantes capaces de hacer que nuestro pelo quede limpio gracias a la espuma que genera.

Los sulfatos son capaces de reaccionar con el agua al mezclarse. De este modo, vemos como se convierten en una generosa espuma que además suele tener un aroma muy agradable y que nos permite lavar el cabello en profundidad. Pero debemos ir con cuidado, ya que los sulfatos no solo se usan en el cabello, sino que también los encontramos en prácticamente todos los productos de cosmética como el gel de ducha o la pasta de dientes, pero también en desengrasantes para limpiar por ejemplo la cocina o en el detergente que usamos para lavar los platos.

Con lo que ahora sabes ¿Te lavarías el pelo con un champú que tenga entre sus ingredientes algo que también se usa para limpiar cocinas? La verdad es que con solo plantear esta pregunta ya podemos entender el porqué los sulfatos no son nada bueno para el pelo. Puede que sean aconsejables si queremos un pelo limpio, pero a la larga y con un uso continuado de un champú sin sulfatos, comenzaremos a ver como nuestro pelo se ve reseco, frágil, quebradizo, encrespado y no solo eso, si además tienes la piel sensible es posible que notes irritación en el cuero cabelludo.

Un champú sin sulfatos en cambio, será todo lo contrario. A medida que lo uses irás notando como tu cabello se ve limpio, pero además se nota que está hidratado y cuidado. Además un champú sin sulfatos, como el de Dalire, está indicado para todo tipo de cabello.

Los champú sin sulfatos, eliminan de su fórmula los sulfatos, pero esto no quiere decir que no usen tensioactivos. De hecho, puede que recurran a otros tensioactivos que sean suaves, como el Cocamidopropyl Betaine o betaína de coco que además está indicado para que limpie el pelo incluso si tenemos la piel sensible.

Y como no, también un champú sin sulfatos, será aquel que utilice ingredientes naturales como por ejemplo plantas y aceites, entre las que suelen destacar el aloe vera, la lavanda, el aceite de jojoba, el de coco o también el aceite de argán.

De este modo, cualquier champú sin sulfatos, será un champú con el que vamos a poder asegurarnos de lavar el pelo, pero sin la preocupación de que afecte a la calidad de nuestro cabello o al cuero cabelludo.

Cómo saber si un champú lleva sulfatos

Ya sabemos qué significa que un champú no lleve sulfatos, pero ¿cómo los podemos identificar? Es muy importante entonces verificar cuidadosamente la formulación en la etiqueta del champú . Puede que entonces encontremos etiquetas con nombres muy claros como “sin sulfato ” y “sulfate free” . Sin embargo, otros no aportan esta información de forma tan directa, por lo que es necesario comprobar con más detalle su composición.

Los tipos más comunes utilizados en productos cosméticos son:

  • Lauril sulfato de sodio : detergente muy fuerte que puede ser agresivo para el cabello y la piel.
  • Lauril Éter Sulfato de Sodium : una especie de “evolución” del tipo anterior, ya que es más suave y tiene menos potencial para generar irritaciones y sequedad. 
  • Lauril sulfato de amonio : es el nombre común del dodecil sulfato de amonio, un poderoso agente espumante utilizado en cosméticos.

Esos tres mismos sulfatos, pueden aparecer también reflejados con las siglas en inglés SLES, SLS o ALS, y además debemos fijarnos en qué parte de la etiqueta aparecen.

Tenéis que saber que en productos de cosmética como en los champús, la lista de ingredientes está ordenada en función de la cantidad de ingrediente presente en la fórmula. De este modo, en el caso específico de los champús, el primer ingrediente suele ser siempre el agua mientras que los tres siguientes siguientes son los que están en mayor cantidad. Si vemos que cualquiera de los sulfatos que os hemos enumerado aparecen entonces entre los tres primeros estará más que claro que tu champú está lleno de sulfatos, y quizás sea el momento de pasar a uno sin sulfatos.

Por otro lado, hay otra manera de averiguar si nuestro champú lleva o no sulfatos. Consiste en comprobar si hace espuma ya que si es así, puedes estar seguro de que se trata de un champú que lleva sulfatos. Nunca olvides que el sulfato al reaccionar con el agua genera precisamente mucha espuma. Gracias a ella lavamos el pelo en profundidad, pero también tenemos el riesgo de estropearlo.

Al elegir un champú sin sulfatos notarás que apenas hace espuma o si está elaborado 100% con ingredientes naturales es difícil que la haga. Esto no quiere decir sin embargo, que nuestro pelo no vaya a quedarnos limpio. Lo único que tenemos que hacer es usar correctamente el champú sin sulfatos y para ello, será necesario mojar bien el pelo y después aplicar el producto. Solo así, con el pelo bien humedecido, lograremos conseguir que podamos extender el champú sin problema, de modo que podamos lavar la cabeza y dejarla limpia, además de asegurarnos que nuestro pelo va a estar siempre hidratado y cuidado.

Está claro que los champús sin sulfatos no solo están de moda porque se elaboran con ingredientes naturales y en la actualidad este tipo de productos son los que más gustan a los consumidores, también por todas las ventajas y virtudes de los champús sin sulfatos. En este caso, se trata de un producto que realmente nos va a ayudar a cuidar de nuestro pelo desde la raíz hasta las puntas, de modo que podremos comprobar como nuestro pelo se ve limpio, brillante, hidratado y también, vamos a poder mantener mucho más tiempo el color, en el caso de que llevemos el pelo teñido, la queratina, en el caso de que tengamos un alisado brasileño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *