fbpx

Cómo usar un champú sin sulfatos

Si estás pensando en comenzar a usar alguno de los champús sin sulfatos, de marcas como Dalire, debes saber no solo que tu pelo se verá cuidado y limpio, sino que además puede que los primeros días, no sepas exactamente cómo usarlo por un sencillo motivo: no suelen hacer la misma espuma que los champús tradicionales. Veamos a continuación, paso a paso y explicado de forma fácil, cómo usar un champú sin sulfatos.

Cómo usar un champú sin sulfatos

Usar un champú sin sulfatos es algo realmente sencillo, pero si llevas años (o toda la vida), lavándote el pelo con un champú con sulfatos, es posible que al principio te cueste acostumbrarte al hecho de que posiblemente no veas que aparece espuma o que su cantidad es mínima. Esto se debe precisamente porque son los sulfatos los que al reaccionar con el agua, provocan esa gran cantidad de espuma que sirve para limpiar y desengrasar la suciedad en el pelo.

De este modo, la espuma en grandes cantidades que solemos tener con un champú con sulfatos, no es tanta a la hora de lavarnos el pelo con un champú sin sulfatos, de modo que puede que creas que tu pelo no te va a quedar igual de limpio cuando en realidad no es así. Lo importante es saber lavar bien el pelo con nuestro nuevo champú y para ello, te proponemos que sigas los pasos que te vamos a enumerar a continuación para aprovechar todas las ventajas de los champús sin sulfatos.

  1. El primer paso de todos, consiste en desenredar bien el pelo antes de meterte en la ducha o ponerte a lavar la cabeza. Si mojas el cabello y este se encuentra enredado, te costará bastante extender el producto y no solo eso, sino que además vas a acabar con el pelo más enredado. Procura comenzar desenredando los medios y las puntas, y luego desenreda las raíces, de modo que vas a poder evitar la rotura de la fibra capilar.
  2. Cuando tengas el cabello bien desenredado, puedes proceder a mojar el cabello. Debes hacerlo en profundidad y desde la raíz hasta las puntas. Este punto es importante ya que si tu pelo no está muy mojado no conseguirás que el champú se pueda extender correctamente.
  3. Toma un poco de champú sin sulfatos (el de Dalire lleva un práctico dosificador de modo que podrás coger el producto sin problema y en la cantidad que desees) y lo aplicas sobre el cuero cabelludo. Comienza a masajear, notando como el champú se distribuye por las raíces. Masajea bien y en profundidad, pero no hace falta ejercer demasiada fuerza.
  4. A continuación, debes tomar un poco más de producto y lo aplicas en las zonas medias y hasta las puntas. Debes extender bien y a la vez ir masajeando, pero sin la necesidad (repetimos de apretar).
  5. Una vez hayas acabado de lavar el pelo, no debes enjuagarlo todavía. Te recomendamos que dejes el champú en el cuero cabelludo y el pelo durante un par de minutos o tres antes de retirarlo, de modo que te permita reparar e hidratar el cabello.
  6. Cuando haya pasado ese tiempo, puedes entonces enjuagar el cabello con agua tibia ( o mucho mejor y si la soportas con agua fría). Procura que el agua inserte bien entre el pelo, para poder eliminar cualquier resto de champú que haya quedado. Ayúdate con los dedos de modo que puedas comprobar si queda algún resto de producto,
  7. Cuando hayas lavado el cabello, deberás eliminar el exceso de agua con la ayuda de una toalla.
  8. Ahora solo nos quedará cepillar o peinar el cabello para eliminar el enredo que se provoca tras el lavado. Una vez hayas acabado, puedes elegir que el pelo se seque de forma natural o si optas por secarlo con el secador, será bueno que la temperatura no sea muy elevada y que coloques el secador a una distancia prudencial.

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Con los pasos enumerados, ya sabemos cómo se debe usar el champú sin sulfatos de forma correcta y para beneficiarnos del hecho de que nuestro pelo vaya a estar limpio pero a la vez hidratado. Lo bueno que tiene el champú de Dalire, es que se pueden usar para cualquier tipo de cabello, aunque podemos encontrar algunos específicos en los que parece que el uso de este tipo de champú está más que recomendado.

  • Cuando llevas el pelo teñido o con un tratamiento con el alisado brasileño: el champú sin sulfatos te va a permitir mantener el pelo hidratado y con ello, que el color del tinte aplicado te dure más tiempo, así como el efecto alisado de la queratina.
  • Cuando tienes la piel sensible, o un cuero cabelludo que suele irritarse: cada vez que lavas el pelo con un champú sin sulfatos, vas a notar enseguida lo bien que te va a ir el usar un champú que elimina el sulfato de su fórmula. Gracias a estar realizados con ingredientes naturales y a que mantienen los aceites naturales del cabello, ni la piel ni el cuero cabelludo sufrirán irritación alguna.
  • Cuándo veas que tu pelo está reseco y debilitado: ya que si usas de forma frecuente un champú con sulfatos, se van a ir eliminando poco a poco los aceites naturales de tu pelo, por lo que este va a ir perdiendo fuerza y eso se traduce en que se vea reseco, frágil, con las puntas abiertas y con “frizz”o encrespamiento. Todo ello se puede tratar con un champú sin sulfatos, que básicamente restablecerá la hidratación natural en tu pelo y con ello, que se vea de nuevo con vida, suave y brillante.
  • Si tienes el pelo rizado: al usar un champú sin sulfatos te aseguras que los rizos estén siempre hidratados y con ello que se vean brillantes y cuidados.
  • Cuando quieras asegurarte que usas un producto natural: los champús sin sulfatos suelen estar elaborados con ingredientes naturales como plantas y aceites (como el aloe vera o el aceite de coco o el de argán) que hacen que su fórmula no requiera la presencia no solo de sulfatos, sino tampoco de otros ingredientes que con el tiempo pueden ser nocivos para nuestro pelo tal y como el caso de los parabenos o la sal.

2 comentarios de “Cómo usar un champú sin sulfatos

    • Dalire dice:

      Hola Rebeca,

      Te recomendamos la mascarilla capilar de Nezeni tras el lavado, masajeando sobre el cabello recién lavado con agua tibia y secado ligeramente con una toalla, ya que, si en el momento de su aplicación el pelo está demasiado húmedo, el producto podría diluirse y perder eficacia. Dejar actuar durante un rango de entre 3 y 5 minutos como mínimo, pero, prolongando su aplicación durante más tiempo, entre 30 y 60 minutos, sus beneficios se maximizan y se obtienen unos resultados excepcionales.

      Gracias por tu interés en Dalire

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *